«Una noche me desperté fuera del cuerpo en un estado de felicidad inconcebible, fabuloso. Una luz, que era un gozo inenarrable, sin límites. Algo de lo que yo no tenía ningún precedente, ni ninguna noción teórica en absoluto. Era la felicidad total. Pero lo curioso de esto, era que yo, en esta experiencia tenía la evidencia de que Eso era yo. No era una cosa ajena a mí, sino que eso era mi identidad. En esa felicidad era yo mismo del todo.»  Antonio Blay

 

 

La filosofía de la no dualidad, tiene como premisa la unidad total y es la base de muchas tradiciones espirituales. Esta unidad total lo abarca todo:  las almas y la divinidad, lo real y el mundo, los otros y yo… Esta página web tiene el propósito de compartir las enseñanzas de algunos maestros que apuntan a esa Verdad, y que nos han parecido simples y directas, entendibles por cualquiera. Es nuestro deseo que os ayuden a encender una lucecita que alumbre vuestro camino, sea cúal sea.